Ser testigos de la Buena Nueva de Cristo